Nacimiento de Venus

autora: Marina Marín 1º C 

 


Nacimiento de Venus  Sandro Botticelli

 

Es una de las obras cumbre del maestro italiano. Ejecutada al temple sobre lienzo, mide 278.5 centímetros de alto por 172.5 centímetros de ancho. Se conserva en la galería de los Uffizi (Florencia).

Según cuenta la leyenda,  Venus, diosa del amor, nació de los genitales del dios Urano cortados por su hijo Crono y luego arrojados al mar.

El cuadro no representa el momento del nacimiento de la diosa, sino que muestra la llegada de Venus, sobre una concha, a la playa de una de las islas que tradicionalmente se le dedican (Chipre, Citerea…).La diosa es empujada por el soplo de los dioses alados, entre una lluvia de flores. Una de las ninfas que espera a la diosa en la playa, para cubrirla con un manto rojo con motivos florales; se trata, de ‘’Primavera’’; luce una elegante guirnalda de mirto, planta sagrada de Venus y símbolo del amor eterno.

Podemos apreciar que los colores predominantes en el lienzo son colores suaves, armoniosos, algo cálidos e incluso bellos a la vista; colores que recuerdan al buen tiempo, que va de la mano con la primavera (representada en el cuadro).  Destacan los azules, verdes, rojizos e incluso ‘’mármoles’’, con un toque desvaído.

La posición de los personajes nos indica que hay un personaje principal (Venus, situada en el centro del lienzo) y dos secundarios los Dioses Alados y la Primavera, situados a los extremos respectivamente). Podemos apreciar, con una preeminencia de colores azulados,  como es llevada desde el mar gracias a los Dioses Alados por medio de soplidos (lo que representaría al viento) a tierra firme, donde todo florece y la acoge y da la bienvenida la Primavera, intentando cubrirla con un manto de color anaranjado, lo que da la sensación de buen tiempo, alegría, color.

Venus representa en sí misma el ideal de belleza imperante en la sociedad de los siglos anteriores; mujeres con bastantes curvas, piel de color casi marmóreo, cabellos largos y dorados como el sol, así como una expresión lánguida y benévola. Aparece cubriéndose (mínimamente) el pecho y sus partes íntimas, lo cual nos lleva a otro ideal directamente relacionado con la mujer desde tiempos inmemoriales; el decoro, la vergüenza.

A pesar de estos ideales reflejados, es en mi opinión, uno de los mejores cuadros del ‘Renacimiento’; no por tu técnica, la cual no era decididamente demasiado perfecta, sino por la armonía de colores utilizados, y la facilidad y belleza para plasmar la historia, o lo que se esconde detrás de ella.

Evoca tanta bella decadencia….casi como si estuvieses en un sueño.

 


 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: