Filosofía e interculturalidad:

Filosofía e interculturalidad:

1. define los términos globalización y pensamiento único.

2 .define liberalismo y enuncia las características de la doctrina liberal.

3. webgrafia

1a.  globalización:

La globalización es una teoría entre cuyos fines se encuentra la interpretación de los eventos que actualmente tienen lugar en los campos del desarrollo, la economía mundial, los escenarios sociales y las influencias culturales y políticas. La globalización es un conjunto de propuestas teóricas que subrayan especialmente dos grandes tendencias: (a) los sistemas de comunicación mundial; y (b) las condiciones económicas, especialmente aquellas relacionadas con la movilidad de los recursos financieros y comerciales.

A través del proceso de globalización, uno de los supuestos esenciales es que cada vez más naciones están dependiendo de condiciones integradas de comunicación, el sistema financiero internacional y de comercio. Por lo tanto, se tiende a generar un escenario de mayor intercomunicación entre los centros de poder mundial y sus transacciones comerciales (Sunkel: 1995; Carlsson: 1995; Scholte 1995). Efectos e influencias derivados de los “aspectos integradores” pueden ser estudiados desde dos perspectivas principales: (a) el nivel externo de los países, o nivel sistémico; y (b) el nivel de las condiciones internas de los países, o aproximación subsistémica. En este último caso, las unidades de análisis serían aquellas que corresponden con las variables de crecimiento y desarrollo económico, así como indicadores sociales.

Respecto a los procesos de globalización que están teniendo lugar en la actualidad, en la esfera económica, existen dos aspectos medulares relacionados con el área de la política económica internacional: (a) la estructura del sistema económico mundial, y (b) cómo esta estructura ha cambiado. Estos temas pueden ser abordados a partir de la teoría de la globalización tomando en cuenta los conceptos del desarrollo. Los fundamentos de la globalización señalan que la estructura mundial y sus interrelaciones son elementos claves para comprender los cambios que ocurren a nivel social, político, de división de la producción y de particulares condiciones nacionales y regionales.

La premisa fundamental de la globalización es que existe un mayor grado de integración dentro y entre las sociedades, el cual juega un papel de primer orden en los cambios económicos y sociales que están teniendo lugar. Este fundamento es ampliamente aceptado. Sin embargo, en lo que se tiene menos consenso es respecto a los mecanismos y principios que rigen esos cambios.

Las teorías económicas neoclásicas acentúan la preeminencia de las ventajas comparativas (Klein, Pauly y Voisin 1985), los métodos propios de las relaciones internacionales resaltan las variables geopolíticas (Keohane 1993, y Thompson 1991), mientras que las perspectivas desde la teoría de los sistemas mundiales subrayan los intercambios desiguales (Amin 1989; Frank 1979; Wallerstein 1991). Estas aproximaciones ofrecen contrastes en las interpretaciones del cambio a nivel mundial.

De manera más particular, las principales áreas de disputa en términos de la teoría de la globalización tienen relación con: (a) el hecho de que los países pueden tener más de tres áreas de colocación en el sistema mundial: centro, semiperiferie y periferie (Schott 1986); (b) las características de posición de varios países en cuanto a compartir un mismo patrón de relaciones pueden estar relacionadas con la formación de “camarillas” o grupos de fuerte o estrecha relación entre ellos y débil agrupación con el resto, ocurriendo esta situación especialmente a niveles regionales (Snyder 1989); (c) Aún dentro de una misma posición de países, por ejemplo dentro de la periferie, se pueden detectar variaciones significativas entre las naciones, tales como tamaño de las economías, demanda efectiva interna, estructura de exportación, y niveles de crecimiento y desarrollo económico (Smith 1992); y (d) existe fuerte evidencia de que los patrones de concentración económica entre naciones, especialmente en los campos del comercio internacional y de las finanzas mundiales; estos rasgos estarían asociados a los niveles de desarrollo que son abordados con insistencia por autores de la corriente teórica del neoestructuralismo en el desarrollo (Cardoso 1992).

1b.pensamiento único

Lentamente un solo pensamiento se ha apoderado de la atmósfera del mundo, una forma de pensar se ha globalizado no solo en las grandes capitales del planeta, también en las aldeas, desde las llanuras a las montañas de todas las geografías.

El pensamiento único es un conjunto de ideas que gobiernan, inconscientemente, nuestra manera de entender el tiempo en que vivimos, es la hegemonía absoluta de la economía sobre el resto de los domínios sociales, la competitividad, el libre cambio sin límites, las privatizaciónes, siguiendo el principio“menos Estado más mercado”.

Es un proceso histórico que tiene sus raices en el positivismo de Augusto Comte que en el siglo XIX pensaba la sociedad ideal estructurada como una pirámide, en la cúspide el filósofo colocaba la técnica y la ciencia en el lugar que una vez ocuparon la teología y la metafísica.Es el principio del liberalismo economico, (AdamSmith), para el cual el mercado es la providencia que regula la vida completa de la sociedad.

Es la mala interpretación del darvinismo social que sostenía que en la sociedad, como así también en otras escalas dela vida, se produce la pervivencia del más fuerte,”unos son los fuertes, otros son los débiles”, esta esla ley y no podemos oponernos a ella.Será más tarde Marcuse a enseñar que una sociedad que uniformiza es la única que puede controlar todas las zonas de la vida individual y colectiva, y seran los jovenes de la universidad de Chicago, allá por los años 60, (Chicago boys), a sostener el protagonismo hegemonico de la economia, el papel minimo del Estado,la idea fuerte de privatizar. “Ya está todo dicho, todo acabado”, repetía Francis Fukuyama, “seguiremos viviendo así. La historia ha terminado”

Lo terrible del pensamiento único es que convence que todo es inamovible, y que cualquier pretención de cambio es ilusoria, el mundo está bien así, no puede ser de otra manera, hay que aceptarlo como es, todo es único, todo tiene una misma medida, un mismo patrón: la economia.

En nombre del dinero, o de lo que produce dinero, se hacen las guerras, se cambian los gobiernos, se trasladan las empresas. Nos vestimos iguales, escuchamos la misma música, tenemos los mismos idolos, protestamos con idénticas protestas,toda la tierra es igual, no hay variaciónes para modificar el orden establecido.Pero tendríamos que preguntarnos “¿es natural, es humano vivir de este modo?”, “¿es posible obtener progresos sin oposición?, ¿cambios sin dialécticas?,¿movimientos sin diversidad? Yo creo que es una señal de vejez aceptar la realidad de las cosas con pasividad, la quietud estatica de estos años es un signo de una época de transición que no llega a criticarse.

2. liberalismo:

El liberalismo es la doctrina filosófica, sociológica y económica que considera a la libertad del individuo como el valor supremo del hombre. Considera que es posible organizar la vida económica y política de las sociedades alrededor de ese principio fundamental. Para ello se considera necesario que los individuos desarrollen sin trabas todas sus potencialidades y su pensamiento, de modo tal que puedan hacer aquello que consideren que puede contribuir a su bienestar y, por lo tanto, al de la sociedad en general.

En principio, las restricciones del Estado se consideran una traba para este el desarrollo individual, pero la mayoría de los liberales consideran que es preciso que exista un marco normativo adecuado, de modo que la libertad de acción de unos individuos no afecte los derechos de los otros.

El liberalismo económico, lo que se conoce como Escuela económica clásica, favorece una economía de mercado donde se reduzca al mímico imprescindible la intervención el Estado. El papel del Estado debe de reducirse a proveer de ciertos bienes y servicios públicos y para ayudar de diversos modos al proceso productivo. Además es indispensable para sostener el marco jurídico y normativo dentro del cual puede desarrollarse una economía libre de mercado. No obstante el Estado debe de limitarse a aquéllas que no pueden ser cubiertas por los particulares.

El liberalismo político aboga por la no intervención del Estado en economía, pero, a la postre, pone las bases legales que permiten hacer negocios privados: la reforma liberal del Estado. Además, en el Estado se instala la división de poderes, para garantizar que el Estado no conculca los intereses privados del individuo. Claro que, para garantizar esos intereses, en ocasiones se aboga por un gobierno fuerte, y hasta represivo de la conflictividad social.

En el siglo XVIII comienza a perfilarse el liberalismo, que será la filosofía económica que se desarrollará en la primera mitad del siglo siguiente.

Jeremy Bentham (1748-1832) es uno de los primeros pensadores del liberalismo. Sustituye los conceptos de derecho natural y contrato social por el de utilidad: la utilidad es el único principio moral válido. Es el primer formulador del utilitarismo.

Otros pensadores, tardíos, son: James Mill con su teoría política se basa en el utilitarismo, en la búsqueda del propio interés, y de la felicidad, cosas que debe procurar el gobierno. Es uno de los representantes del individualismo utilitarista. Y Herbert Spencer con su teoría de la educación, la ley de la competencia y la selección natural. El Estado debe alinearse con los mejores.

Los grandes pensadores del liberalismo, ya en el siglo XIX son: Adam Smith, Thomas Malthus, John Stuart Mill y David Ricardo.

Caracteres principales del liberalismo

  1. Individualismo. Opone a la concepción comunitaria cristiana medieval el culto de la personalidad. El individuo aparece en el nominalismo y en la Reforma protestante con su famoso “libre examen”que luego será la “libertad de conciencia”.
  2. Aurtonomismo moral. Se relativiza la ética y se subjetivaza el juicio moral. En el fondo el liberalismo esconde un gran escepticismo respecto de la verdad. El valor absoluto deja de ser el Ser (la Verdad) para pasar a la Libertad.
  3. La bondad natural del hombre. Antropológicamente, el liberalismo postulará con Rousseau la teoría del “buen salvaje” y extrapolará el mal de la sociedad.
  4. El racionalismo laicista.La verdadera fuente de luz y progreso será la razón y no la fe.
  5. El utopismo o la creencia en el nuevo paraíso terrenal. La idea de un estadio feliz se traslada del comienzo de la humanidad al futuro. Pero esto exige un nuevo mesianismo. Y ese mesianismo tienen un motor: La Libertad. Cuando el hombre sea libre e instruido podrá construir “el paraíso de aquende”. Es el “despotismo ilustrado” del liberalismo. Así se expresa su utopismo agresivo, típico de las ideologías modernas.
  6. El contractualismo social. Lo social no es una realidad natural en el hombre. Se origina en un contrato.
  7. El democratismo. Si los hombres son iguales y naturalmente buenos, si al origen de la sociedad hay simplemente un contrato, es obvio que nadie puede arrogarse el poder político. Pero la sociedad no -hoy por hoy- no puede existir son gobierno, y por lo tanto sin poder o soberanía política.

3. webgrafia:

http://www.monografias.com/trabajos7/bafux/bafux.shtml

http://www.danielbalditarra.blogspot.com/search/label/%C2%BFQue%20es%20el%20pensamiento%20unico%20%3F%20(articulos)

http://www.monografias.com/trabajos/liberalismo/liberalismo.shtml

http://enciclopedia.us.es/index.php/Liberalismo

fernando saiz ibarguen

B1ºH


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: